Volver

Menú de datos | 13/06/2024

Por María Cuervo

¿Hacemos un buen uso del agua en los bares y restaurantes?

El ahorro de agua es una preocupación cada vez mayor en el planeta. Y es que en el consumo de agua está involucrado prácticamente cualquier tipo de actividad productiva. ¿Qué papel juega la hostelería en este consumo?

LaClimateria_agua

El agua es un recurso cada vez más preciado y a la vez, más escaso en el planeta. La Organización Mundial de la Salud estima que una persona necesita alrededor de 100 litros de agua diarios para satisfacer todas sus necesidades, lo que incluye beber, cocinar, lavar, limpiar o mantener una adecuada higiene personal. Pero, ¿qué pasa cuando hablamos del sector de la hostelería? El agua es indispensable en restaurantes, bares y cafeterías: desde el fluir constante de las cocinas hasta el servicio de mesa, el agua juega un papel clave en cada etapa de la experiencia gastronómica.

 Según datos de ECODES, se estima que, cada día, un bar consume unos 8 litros de agua por usuario, mientras que en el caso de los restaurantes la cifra sube hasta los 30 litros. Si se calcula por mesas, puede llegar a suponer hasta 500 litros de agua diarios, tanto para su consumo como para la elaboración de recetas o su uso en labores de limpieza.

 

Cocinar y limpiar son las tareas donde se emplea más consumo de agua, hasta un 52%

La Agencia de Protección Medioambiental, calcula que la cocina y la limpieza son las labores donde se destina más agua en el sector de la hostelería, prácticamente la mitad de todo el consumo (52%). Le sigue el uso de aseos en un 31%, la decoración (4%) y, por último, la refrigeración y la calefacción (1%).

 

Por sectores, a nivel general, el de los servicios destina al año unos 123 millones de metros cúbicos, menos de la mitad que el sector de la industria, con 320 millones, pero más que la agricultura (20 millones) o la construcción (16,7 millones), según datos del INE de 2020, último año disponible. Además, el agua que destina a sus tareas el tercer sector bajó en un 37% desde 2007, más que la industria (34%) o los hogares (12%).

 

El sector terciario ha reducido su consumo de agua en un 37% entre 2007 y 2020, más que la industria o los hogares.

Para continuar por esta senda de reducción, existen varias prácticas que bares y restaurantes pueden instaurar para reducir su consumo de agua y ayudar así al medioambiente. La primera es no derrochar la que se utiliza en la cocina, donde, como hemos visto, se produce el principal consumo. Esto se consigue intentando no dejar correr el agua más de lo necesario, utilizando grifos termostáticos o implementando lavavajillas en lugar de lavar los platos a mano.  También puede ser beneficioso apostar por sistemas de refrigeración de aire en lugar de agua para limitar su consumo.

En cuanto a los aseos, puede optarse por utilizar doble sistema de descarga, lo que permite ahorrar unos dos o tres litros de agua cada vez que se usa el inodoro. También es fundamental detectar y reparar fugas rápidamente, ya que el goteo puede llegar a suponer hasta un consumo extra de 30 litros de agua al día.

Este ahorro no solo redunda en un recorte en los gastos que tiene un establecimiento de hostelería, sino que también es beneficioso para el medio ambiente, algo que los clientes cada vez valoran más. Según Ecovidrio y El Tenedor, 7 de cada 10 consumidores están dispuestos a pagar más por un establecimiento sostenible, sobre todo si hace un uso eficiente de sus recursos.